Los Hijos de Rosas

Los Hijos de Rosas 2012 – 2013

En 2006 un joven fue asesinado por una patota de tres muchachos correntinos en una playa de Brasil. La causa judicial está absolutamente paralizada, en 2012 aún no hubo siquiera una indagatoria a los tres sospechosos a pesar de los testigos y otras pruebas que los incriminan.

Rosa, madre del principal sospechado, está ensayando una selección de tragedias griegas bajo el título de «Las madres de Eurípides», son heroínas del trágico griego, madres que reclaman justicia. Paralelamente, el mismo director viene preparando otra obra que se llama «Los hijos de Rosas» acerca de la familia clandestina que formara Juan Manuel de Rosas con su criada Eugenia Castro.

Una llamada telefónica informa a Rosa que su hijo está detenido acusado del crimen de la playa. Ella y el marido, familias de arraigo en la sociedad correntina, reaccionan buscando desesperadamente defender a su hijo de las acusaciones, pero hay testigos de cargo dentro de sus amistades y otro secreto que se revelará en el momento menos oportuno: un hijo bastardo, como «los hijos de Rosas» cae como un peso en medio de la crisis. Cada personaje va revelando sus intereses más íntimos en un juego de mezquindades y ocultamientos. El gerente de banco únicamente se desvela por su imagen pública. La protagonista, por lo que cree que es su «deber de madre» consiente el ocultamiento.

La obra es un ensayo de teatro, el centro es el personaje del director que de algún modo representa la única voz que no tiene doble discurso: solamente su obsesión por el arte como purificación de la criatura humana que ve deshacerse ante sus ojos en esta encrucijada desatada por un crimen.

Los personajes son los que ensayan y están expuestos a sí mismos frente a un público al que interpelan a través del discurso teatral.